¿Como cultivar un Sentido de Pertenencia - Instituto de Gestión del Cambio
18961
post-template-default,single,single-post,postid-18961,single-format-standard,tribe-no-js,page-template-mnt-web007-c3-03-52980303-htdocs-wordpress_15-wp-content-themes-bridge-page-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

¿Como cultivar un Sentido de Pertenencia

Ya sea que pensemos en un entorno de aprendizaje, un lugar de trabajo, una organización comunitaria, un club social… las personas que se incorporan a estos grupos, deben sentirse acogidas, incluidas y aceptadas. Se reconocen a menudo por
su código de vestimenta y signos distintivos. En los negocios, sin embargo, el concepto se manifiesta de una manera mucho más sutil, como veremos en las siguientes líneas.

¿CUÁL ES EL SENTIDO DE PERTENENCIA?

El sentido de pertenencia es un estado que se manifiesta dentro de una comunidad, pero qu se mide de forma individual. Es el grado de identificación y apego del individuo a un grupo de referencia, a sus características y a sus valores. El primer lugar donde desarrollar este sentimiento es en la familia, a través de un nombre común, rituales, tradiciones y experiencias compartidas. En el lugar de trabajo, es posible desarrollar un fuerte sentido de pertenencia, incluso durante un tiempo corto o un trabajo a tiempo parcial, si la cultura es lo suficientemente fuerte y la persona puede sentirse rápidamente involucrada. Por el contrario, uno puede pasar más de una década a tiempo completa en una organización sin sentirse nunca parte de ella.
Es importante recalcar que la remuneración o las condiciones laborales no afectan de manera relevante el sentimiento de pertenencia. Un voluntario o un becario pueden sentirse completamente parte de un grupo si comparten sus valores y se sienten
reconocidos.

¿CÓMO FORTALECER EL SENTIDO DE PERTENENCIA?

Para que se desarrolle el sentimiento de pertenencia, primero debe haber un contacto regular entre las personas, con el fin de crear vínculos. A través de estos contactos, las personas comparten una misma realidad, valores comunes y, en ocasiones,
también objetivos similares. Sin embargo, el sentimiento de pertenencia sigue siendo el resultado de una combinación exitosa entre el contexto propuesto por la organización y la actitud del empleado que se beneficia de ella.
Papel de la Organización; Para que los colaboradores desarrollen un sentido de pertenencia, se requieren algunas condiciones.

  •  Primero, deben tener la oportunidad de conocerse e interactuar entre ellos.
  • Luego, deben sentirse bien en estas interacciones, sentirse importantes y valorados por su presencia y su contribución al grupo.
  • Finalmente, es importante que los integrantes del grupo se sientan orgullososde formar parte de este conjunto de personas, ya sea por la imagen queproyecta, por la misión y la visión de la empresa, o por los resultados positivosque genera.

Tan pronto como llegue un nuevo colaborador, es importante ofrecerle un proceso de incorporación eficaz, a, hacerle una pequeña recepción y regalarle un Wellcome Pack, asignando al novato un “entrenador” que le transmitirá con mayor eficacia la historia oficial, los hábitos y las características implícitas del grupo.
A más largo plazo y con el fin de fortalecer el sentimiento de pertenencia, hay una serie de actividades que se pueden implementar en la organización, por ejemplo:

  • Reuniones periódicas (intercambio de información);
  • Reuniones especiales (por ejemplo: lanzamiento de un proyecto, servicio o
    programa, conferencia especializada, velada de reconocimiento, etc.);
  • Actividades sociales (por ejemplo, de 5 a 7 piscolabis de la empresa tal
    día…);
  • Actividades de formación de equipos;
  • Concursos temáticos (por ejemplo: equipo con los adornos navideños más
    bonitos o encontrar un lema para una campaña o un evento especial)….
  • Material promocional con la imagen del grupo (ej. jersey, gorra, taza,
    estuche para ordenador, etc.) con logo de la empresa…

Rol del empleado
Una persona puede beneficiarse de un conjunto de iniciativas de su empresa y sin embargo no desarrollar su sentido de pertenencia. Para que esto funcione, la relación tiene que estar inscrita en la reciprocidad. El empleado debe evitar ser un receptor pasivo y quedarse en su caparazón. Ciertos comportamientos son deseables por su
parte para corresponder:

  • Participar en actividades;
  • Pasar el tiempo de descanso con los compañeros de equipo;
  • Utilizar con orgullo material corporativo;
  • Adherirse a los valores organizacionales;
  • Hablar bien de la empresa fuera del trabajo…..

Por otra parte, está comprobado que determinadas características personales favorecen el desarrollo del sentimiento de pertenencia, a saber: el deseo de lograr su realización profesional, el sentido de responsabilidad y la autoestima, elementos que están íntimamente ligados a la madurez emocional.
Por lo tanto tenemos que ser conscientes de que, a pesar de todos los esfuerzos realizados por la empresa, cierta proporción de su personal podría ser intrínsecamente incapaz de desarrollar un fuerte sentido de pertenencia a la organización. Quizás este riesgo se pueda aminorar con un proceso de selección que detecte personalidades y valores afines con la organización antes de contratar a un candidato. Queda que cuando una organización registra una tasa alta de turn over, cabe preguntarse sobre la capacidad de esa empresa para generar un ambiente saludable y bienestar organizacional.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE UN SENTIDO FUERTE DE
PERTENENCIA?

Cuando existe un fuerte sentido de pertenencia, es más probable que los colaboradores den lo mejor de sí mismos a la organización. El empleado que es feliz en el trabajo y casi siente que es “su” negocio, estará más inclinado a encontrar soluciones proactivas y productivas a las dificultades encontradas. El grado de sentido de pertenencia también estaría fuertemente relacionado con el grado de compromiso, movilización y desempeño.
Los empleados que se sienten parte de su entorno laboral se benefician de una mejor calidad de vida y una mayor satisfacción profesional. Se benefician de una red social más sólida que también puede mejorar su resiliencia frente a las dificultades encontradas en su viaje. Además, es más probable que se conviertan en buenos embajadores para hablar bien en nombre de la organización para la que trabajan, un activo valioso cuando se trata de atraer y reclutar recursos y talentos.
Finalmente, sin esperar necesariamente que los colaboradores se tatúen el logotipo de la empresa en el cuerpo, es deseable aspirar a que sientan y transmitan un cierto grado de orgullo por crecer dentro de tal organización. Su éxito y sostenibilidad
podrían depender de ello.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.