Cómo y por qué preservar el vínculo social cuando se teletrabaja - Instituto de Gestión del Cambio
18396
post-template-default,single,single-post,postid-18396,single-format-standard,tribe-no-js,page-template-mnt-web007-c3-03-52980303-htdocs-wordpress_15-wp-content-themes-bridge-page-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Cómo y por qué preservar el vínculo social cuando se teletrabaja

Antes del primer confinamiento de marzo de 2020, el Teletrabajo aparecía como una modalidad organizativa poco común y con frecuencia soñada por muchos empleados que proyectaban en ella un mejor equilibrio entre la vida privada y profesional: ahorro de tiempo y de dinero en el transporte, mayor autonomía en la gestión de las tareas y, a veces, incluso en la organización de las mismas etc.

Sin embargo, el teletrabajo también tiene un inconveniente mayor que es el aislamiento. Y aunque esto se haya visto agravado por la situación sanitaria que estamos viviendo y el despliegue más que improvisado del teletrabajo, no hay que subestimarlo.
Para permitir que los empleados en situación de teletrabajo prosperen tanto o mejor como durante el trabajo presencial, es imperativo que las empresas trabajen y mantengan la cultura y el desarrollo de los lazos sociales en el trabajo.

Pero ¿Qué es el vínculo social y por qué es tan importante preservarlo?

Desde los inicios de la Sociología, y a través de la obra de sus más grandes autores como DURKHEIM, la existencia del vínculo social y su interés ya quedan demostrados: hombre de hoy es un homo-sociológico; afirma S. Paugman (Director de Estudios e
investigador en el CNRS). Esto significa que para vivir, prosperar y satisfacer plenamente todas sus necesidades, las personas necesitan a los demás y a la sociedad en su conjunto. La interacción con el prójimo es una necesidad y esta interacción es lo que se
llama “Vínculo social”. 
Cualquiera que sea su origen (familiar, profesional, círculos asociativos o de amigos) el vínculo social, es importante porque es el vector del sentimiento de pertenencia. Gracias al vínculo social, el individuo tiene la certeza de ser parte de un todo, de ocupar un lugar muy específico en la sociedad y de tener un papel que desempeñar.

En el contexto del Teletrabajo, la sensación de aislamiento, la falta de contacto con los compañeros puede degradar este vínculo social e influir negativamente en el estado de ánimo y la salud psicológica del trabajador.
Si en un contexto tradicional, la ausencia o degradación del vínculo social vinculado al trabajo puede ser compensada por los demás vínculos sociales del individuo; no olvidar que durante el encierro algunos de ellos se encontraron totalmente solos y completamente desamparados con una pantalla de computadora como única compañera.

¿Cómo preservar el vínculo social en una situación de teletrabajo?

1. Preservar la comunicación con y entre los empleados de la empresa. El elemento esencial en la creación y preservación de los lazos sociales es la comunicación. Paralelamente a la implantación del teletrabajo, la empresa debe asegurarse de que los empleados en situación de teletrabajo no se encuentren aislados, con una comunicación deteriorada o incluso inexistente, tanto con su jerarquía como con sus compañeros.
Crear un espacio de discusión común entre los empleados es una solución simple y efectiva para nutrir esta comunicación ( Skype que permite video-llamadas y agrega la imagen a la comunicación, WhatsApp, Team…) Se puede incluso crear un canal de descanso especial donde puedan hablar de todo y de nada entre compañeros.

2. Organizar almuerzos grupales con colegas.
En la gran mayoría de los casos, los empleados que teletrabajan se encuentran a pocos kilómetros de sus compañeros o de las instalaciones de la empresa.
Por lo tanto, nada impide que sus empleados en situación de teletrabajo se reúnan para almorzar con sus colegas en un restaurante o en otro lugar.  También se pueden crear almuerzos o aperitivos virtuales o reunirse en pequeños grupos en uno u otro.

3. Hacer que los empleados regresen regularmente a las instalaciones para sesiones
de trabajo en grupo.
Cuando la situación de salud lo permita, es preferible evitar que un empleado trabaje al 100%en remoto. Preferiblemente se optará por un ritmo de unos días a la semana con teletrabajo y, el resto del tiempo , se dedicará al trabajo en equipo, a reuniones que tendrán lugar dentro del recinto con el resto de la plantilla.
Para las empresas que operan casi exclusivamente a través del teletrabajo, organizar jornadas de trabajo en grupo en un espacio de coworking puede ser muy positivo para la vinculación social.

4. Utilizar espacios de coworking para el teletrabajo.
Teletrabajar no significa necesariamente hacerlo desde casa para los empleados. Informarles que tienen la posibilidad de utilizar algún espacio de coworking cerca de su casa.

5. Organizar otros eventos profesionales.
Si la organización de eventos extraprofesionales con sus empleados es una herramienta eficaz para crear una cohesión real del equipo, fuente de vínculos sociales y para generar un fuerte sentimiento de pertenencia a la empresa; esto es aún más evidente para los empleados que trabajan desde casa.

Estas ideas básicas distan mucho de ser limitativas. No cabe duda que la experiencia que estamos viviendo con el Covid-19 está generando nuevas ideas y nuevos hábitos que irán surgiendo y que van a propiciar la flexibilidad e incluso nuevas formas creativas de concebir el trabajo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.