COMO PREVENIR LOS RIESGOS PSICOLÓGICOS EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO - Instituto de Gestión del Cambio
16489
post-template-default,single,single-post,postid-16489,single-format-standard,tribe-no-js,page-template-mnt-web007-c3-03-52980303-htdocs-wordpress_15-wp-content-themes-bridge-page-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

COMO PREVENIR LOS RIESGOS PSICOLÓGICOS EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO

El confinamiento no es un periodo de reposo o de vacaciones sino que suele ser una experiencia excepcional y más bien desagradable para quienes la padecen,  particularmente para las personas hipocondriacas o que sufren de claustrofobia o de nosofobia: para ellas un cuadro agudo de ansiedad puede manifestarse durante el confinamiento. Lo mismo ocurre para los muchos adictos al deporte de hoy en día que están en riesgo de sentir frustración, rabia y estar tentados de salir a toda costa.

Los chinos han realizado en el pasado reciente, una extensísima encuesta publicada en la conocida revista científica El Lancet, sobre los efectos psicológicos del confinamiento. Las conclusiones fueron que, cuando la duración del aislamiento era superior a 10 días,  35% de las personas sufrieron un síndrome de estrés psicológico moderado, y 5,14% un estrés psicológico severo.

Más allá de estos casos extremos, existe una alta prevalencia de síntomas y trastornos psicológicos: ansiedad, humor variable, irritabilidad, pérdida de concentración y de apetito, agotamiento emocional y depresión, para citar los más habituales.

¿Cómo explicar este impacto emocional?

Varas razones según la OMS:

  • Los miedos ancestrales ligados a la infección y a contagiar a sus seres queridos (la Peste). La falta de claridad sobre los diferentes niveles de riesgo lleva a temer lo peor.
  • La pérdida de movilidad y de libertad. Por razones culturales, es particularmente penoso en España, sociedad mediterránea que vive en la calle, con contactos físicos y una intensa sociabilidad.
  • La ausencia de las rutinas habituales crea sensación de vacío (desconexión consigo mismo), frustración y aburrimiento.
  • La falta de información coherente o exceso de información contradictoria y ansiogena: fomenta la incertidumbre, la circulación de bulos inquietantes
  • Las preocupaciones sobre el trabajo, la economía, el futuro post-pandemia…

Todos estos riesgos son reales, pero no una fatalidad. Se puede luchar contra estos efectos y hay soluciones preventivas que funcionan.  Indicamos aquí las más probadamente efectivas.

1. En primer lugar, mantenerse informado, pero evitar estar conectado en continuo con la información.

Tener presente que el miedo es un sentimiento contagioso. Limitar por tanto el tiempo en las cadenas de televisión y en las redes sociales.

2. Es esencial mantener un estilo de vida.

Mantener rutinas, una estructura de ritmos para anclarse en la realidad. Tratar de vivir como si no estuviéramos confinados. conservando o aprovechando las circunstancias para iniciar hábitos saludables.

  • Vestirse y asearse como de costumbre; nada más deprimente que deambular en pijama por la casa, desaliñado y sin rumbo. Es además el momento de permitirse los cuidados especiales que llevamos tiempo
  • Cuidar la alimentación, iniciar dietas sanas, convertirse en cocinilla para potenciar el placer de comer platos sanos y deliciosos. Mucha fruta y verdura para fortalecer el sistema inmune,
  • Respetar el ritmo día/noche, las horas regulares  del sueño.
  • Hacer actividades físicas; deporte, yoga, pilates, baile, ejercicios en casa para mantenerse en forma. En la red se pueden encontrar toda clase de cursos y propuestas en streaming para moverse con ánimo y
  • No dudar en recurrir a actividades placenteras que levantan el ánimo: lectura, hobbies, juegos, series y películas, música….  Tener en mente en todo momento que el optimismo, la risa y el pensamiento positivo son excelentes refuerzos para nuestro sistema inmunológico. En este sentido disfrutamos altamente del gran sentido del humor y de  las ocurrencias creativas de nuestros conciudadanos frente a esta pandemia.
  • Ahuyentar la ansiedad y el estrés con la respiración la relajación y la meditación,  no hay mejores medicinas, sin además los efectos secundarios.  En Youtube se pueden encontrar toda clase de videos de relajación y meditación guiadas. Son particularmente benéficos aquellos que se acompañan de Binaural Beats,  sonidos que tienen una influencia  notable sobre las ondas
  • Para los que tele trabajan es particularmente importante mantener los hábitos y las rutinas para tener la impresión que las cosas se mueven lo menos posible y evitar que se instale la ansiedad.
  • Alinearse con los horarios cercanos a lo habitual
  • Participar a las actividades de los compañeros y del equipo
  • Tomarse el tiempo de una verdadera pausa para el almuerzo
  • Pensar en el después en términos creativos
  • Aprovechar el tiempo de confinamiento para formarse

 

3. No dejar de estar, bajo ningún concepto, en contacto con los demás.

Podría parecer que el acceso a las redes sociales permite sentirse menos aislados, pero no es así. Un uso excesivo de esta modalidad puede incluso agravar el impacto psicológico del confinamiento. Es más recomendable:

  • Hablar directamente con familiares y amigos para animarse y motivarse mutuamente, preferentemente por teléfono o video llamadas
  • Aprovechar estas circunstancias para estrechar la comunicación y los vínculos con sus seres más próximos (pareja, hijos, familiares, ciertos amigos…)
  • Compartir sus miedos y ansiedad con sus personas cercanas
  • Crear incluso grupos de apoyo y de intercambio con sus amigos
  • Mantener los contactos sociales y profesionales importantes

 

4. Al salir finalmente de la cuarentena, hay que saber que los riesgos de factores estresantes seguirán siendo múltiples:

  • Riesgo de estrés post-traumático (ansiedad, irritabilidad…)
  • Dificultades para reintegrarse a su antiguo modo de vida
  • Angustia socio.económica grave ocasionada por la posible pérdida financiera consecuencia de la interrupción de actividad

En este contexto habrá que recurrir a las mismas pautas que acabamos de evocar y no descartar acudir a un profesional para atravesar este periodo de retorno a la normalidad

Puedes ver la entrevista de Carmen Caillot en nuestros #encuentrosenlanube donde nos da unas pautas para anticiparse a los riesgos postraumáticos por confinamiento

Carmen Caillot | Directora de Conocimiento en el Instituto de Gestión del Cambio

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.