No nos olvidemos de nuestros clientes internos. - Instituto de Gestión del Cambio
15426
post-template-default,single,single-post,postid-15426,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,columns-4,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_1000,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

No nos olvidemos de nuestros clientes internos.

Experiencia de Empleado

En un momento en el que el mercado nos recuerda constantemente la importancia de escuchar a nuestros clientes, hay unos de los que no nos podemos olvidar: nuestros clientes internos.

Las compañías se enfrentan a un reto importante: contar con los mejores en su equipo y que éstos no se vayan, hoy en día todo es replicable, menos el talento humano. En un mundo en el que la tecnología se ha democratizado, solamente el ingenio, la creatividad y la actitud de los colaboradores puede marcar la diferencia competitiva de una empresa.

De esto ha de ser consciente la organización. No podemos permitirnos que se vaya nuestro talento y para retenerlo no siempre estamos hablando de retribuciones más altas, estamos hablando de conocer a nuestros equipos. Pero, ¿por dónde empezamos a trabajar? Pues os traigo la respuesta y es una respuesta mucho más sencilla de lo que podamos creer en un principio… Os traigo el Costumer Employer. Claro, si para el cliente externo tenemos muy claro cuáles son los momentos de la verdad, ¿por qué no los tenemos tan claros para nuestro cliente interno?

El pasillo del empleado:

Captación y on boarding:

La captación de nuevos perfiles y de nuevos talentos es algo vital para el continuo crecimiento e innovación de la compañía. Hoy en día, la competencia para llevarse a los mejores es alta, las empresas se esfuerzan por tener un employer branding desarrollado y atractivo de tal manera que los candidatos que se acerquen a las ofertas publicadas sean, además de conocedores de la compañía, fans. Todos tenemos en la mente empresas de las que nos sentiríamos orgullosos de pertenecer. Es en esto en lo que muchas compañías ya ponen sus esfuerzos.

Una vez tenemos los mejores con nosotros, no podemos defraudarlos. Una primera impresión puede darnos impulso o hundirnos.  El on boarding no consiste solamente en una bienvenida y presentación del departamento. Hay muchas cosas que el empleado necesita conocer: edificio, dress code, departamentos con los que trabajaremos… ¿Tenemos la figura de buddy en nuestra organización? Hay mucho que dejar listo para que la primera acogida de nuestro nuevo colaborador no sea decepcionante, al contrario, sea ilusionante y emocionante.

Medición:

Una asignatura pendiente de los recursos humanos es la medición. Nuestros KPI´s pueden ser difíciles de definir pero debemos hacer el esfuerzo de hallarlos y medirlos. Lo que no se mide son existe. Sin datos no vamos a ser capaces de hacer un pasillo del empleado adaptado a las necesidades de nuestras plantillas ni tendremos la capacidad de ver si ha funcionado.

Antes de montar una estrategia de experiencia de empleado debemos conocer a nuestros empleados y lo que ellos esperan. ¿Cuántas veces la empresa ha ofrecido un beneficio social en seguros médicos y su plantilla tiene menos de 35 y lo que hubiera esperado es un bono para el gimnasio? Como pasa con el cliente externo, no podemos olvidarnos de preguntar a nuestros clientes internos y conocer sus motivaciones, miedos, resistencias y fortalezas.

 

Desarrollo profesional:

Esperamos que la vida laboral de nuestro colaborador sea larga y fructífera tanto para él o ella como para la compañía. El colaborador con experiencia tiene un conocimiento y expertise de la compañía y el mercado que no podemos permitir que se escape. Es por eso que la empresa debe ser consciente de esto y tener un procedimiento establecido antes las distintas vicisitudes que ocurran.  Así pues, veremos distintas opciones como:

  • Mentoring invertido
  • Formación
  • Planes de carrera
  • Transversalidad
  • Convivencia intergeneracional
  • Gestión del cambio

Retención del Talento:

Uno de los problemas a los que se enfrentan las empresas hoy en día es a la dificultad para satisfacer a su cliente interno. Actualmente parece que las nuevas generaciones vienen con la certeza de que ningún trabajo es para siempre. Esto puede ser un hándicap para las empresas que ven como sus mejores talentos son captados por otras organizaciones.

Algunas empresas utilizan métodos de retención muy curiosos e innovadores. Por ejemplo, la compañía Airbnb da a sus trabajadores 2000 euros en alojamientos o Yahoo organiza actividades como barbacoas o conciertos para los trabajadores.

Salida de la compañía:

Algo que solemos olvidar es el momento de desvinculación o finalización de la relación contractual. Es un momento que tanto para el colaborador como para la compañía no suele ser fácil. Es importante que lo cuidemos. Un último momento desagradable puede empañar una relación satisfactoria y buena de años. Esto además, es también Employer Branding. No sería la primera vez que un trabajador abandona la compañía y regresa años después. Si es un buen colaborador nos interesa que se vaya de una manera positiva.

Muchas empresas no tienen una estrategia definida y es algo vital para mantener la fidelización y seguir cosechando una buena reputación como empresa empleador.

En este artículo hemos repasado en grandes rasgos cuales son los hitos importantes a la hora de desarrollar un pasillo del empleado. Los colaboradores son los que hacen posible que nuestro negocio siga creciendo y funcionando y en un entorno ágil e impredecible necesitamos equipos felices y comprometidos para entregarse sin condiciones ante los imprevistos del mercado.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.